viernes, 27 de julio de 2012

La granada, su historia y sus virtudes.

El potencial de esta fruta es indiscutible, ha sido muy considerada en numerosas culturas. La relevancia que posee se evidencia en distintas vertientes, cultural, agrícola, religiosa, médica, arquitectónica, mítica, militar y culinaria.
Es un símbolo al que se le han atribuido poderes en la salud, la abundancia y la prosperidad. Antes de conocer sus propiedades medicinales, las religiones mayoritarias (budismo, cristianismo, judaísmo, islamismo), la consideraron sagrada.
En EEUU, durante los últimos años, el zumo de esta fruta ha sido calificado como un tipo de “superalimento”, alcanzando su máxima popularidad en el año 2004 tras una campaña publicitaria excelente realizada por uno de los fabricantes. El resurgimiento de su interés en la granada añade otro capítulo a la historia de esta fruta milenaria, con el valor añadido de que actualmente se conocen muchos más datos acerca de su mecanismo de acción.
Por si fuera poco, algunos expertos piensan si la fruta del árbol sagrado fue la granada y no la manzana.
Si la comparamos con otras frutas, la granada ha recorrido toda la historia siendo un símbolo en la religión, la cultura y la mitología.
En la antigua Grecia se creía que el primer árbol de granadas fue plantado en la isla de Chipre por la diosa Afrodita (Chipre está cercana al origen geográfico atribuido a la granada). En la mitología griega, la diosa Perséfone fue indisolublemente ligada a Hades, señor del inframundo, porque comió semillas de granada.
También se menciona esta fruta en poemas y obras de arte. Está representada en esculturas de los antiguos Sirios y Egipcios; aparece en los tapices del renacimiento y en las pinturas de grandes artistas como Da Vinci, Botticelli, Rafael, Dürer, Dalí, Rendir, Courbet, Cézanne por nombrar algunos de ellos. La granada también es objeto de trato literario por Homero, Herodoto y Shakespeare.

Es sorprendente la prominencia de la granada en la cultura, religión, mitología y en las artes culinarias de Persia y del Oriente Medio, lugares de donde es originaria. En la obra épica iraní del siglo XI Gutman Shahnama( Libro de los Reyes), Isfandiyar ingiere la semilla de la granada y su cuerpo se convierte en algo similar a la piedra y el bronce. Se dice que el profeta Mahoma alentó a sus seguidores a comer granada para purgar el sistema de envidia y odio. Los antiguos egipcios fueron sepultados con granadas con la esperanza de la resurrección.
El zumo de la granada ha sido durante mucho tiempo una bebida popular en Oriente Medio, y ambos, el zumo y el jarabe son utilizados en la cocina Iraní e India. El zumo se encuentra en recetas tradicionales persas.
Los griegos las rompen en las bodas como símbolo de fertilidad. En China, una versión azucarada de las semillas se ingiere en el día de la boda para bendecir a los recién casados. Generaciones de americanos han consumido el jarabe de granada como componente de cócteles, siendo entre ellos el más famoso el Shirley Temple, sin alcohol y apto para niños.
El hombre plantó el primer granado probablemente entre los años 4000 y 3000 a.C., siendo uno de los primeros cultivos domésticos conocidos. Desde tiempos antiguos la granada se ha cultivado en la zona mediterránea de Asia, África y Europa. El árbol proviene de la zona comprendida entre Irán y el Himalaya, en el norte de la India. Llegó al sur y centro de India desde Irán en el siglo I y se sabe que creció en Indonesia en el siglo V .
El origen de la palabra granada proviene del francés “pome garnete,” que significa manzana granada. En latín es malum granatum (manzana con grano) o punicum malum(manzana cartaginesa). El nombre botánico es púnica granatum linnaeus. Púnica se refiere a la proveniencia de la antigua zona fenicia, actualmente es la región costera de Siria y Líbano, donde se habla la lengua Púnica y donde se continúa cultivando.

 
La granada en la mitología

En la mitología griega, se cuenta que un día Perséfone estaba tranquilamente recogiendo flores en compañía de sus amigas las ninfas y de las hermanas de su padre, Artemisa y Atenea. Cuando, de pronto, justo en el instante en que iba a cortar un lirio, la tierra se abrió con una enorme grieta, de la que emergió Hades, hermano de Zeus y dios de los infiernos, llevándose consigo a Perséfone.
Los mitos griegos siempre han sido muy suspicaces a la hora de valorar que el rapto de la joven se llevó a cabo con la complicidad de Zeus, sobre todo por el hecho de que allí también estuvieran sus hermanas y no les pasara nada. Sin embargo, su madre, Deméter, comenzó a vagar triste en busca de su hija, y al ser la diosa de la cosecha, la tierra se volvió estéril con la pena de la divinidad.
Por fin, se le ablandó el corazón a Zeus, quien, viendo así a su mujer, optó por pedirle a Hades que devolviera a la joven. Pero Hades, listo como pocos, no en vano el señor de los infiernos, le había dado a comer a Perséfone unos granos de granada, y, todo aquel que probara un bocado de cualquier cosa en el Infierno, quedaba para siempre obligado a permanecer allí.

Zeus quiso que este tinglado se resolviera de alguna manera, pues no podía resistir el ver a su mujer Deméter penar de esa manera por la tierra, dejando estéril todo lo que estuviera a su paso. Entonces acordó con Hades que Perséfone pasara parte del año con él en los Infiernos, y parte en la tierra con su madre Deméter.
Tuvo que convenirle el plan también a Hades, que aceptó, y desde entonces Perséfone pasa una parte del año con su madre Deméter sobre la tierra, y otro tanto del año en el Infierno con Hades.
Este es el origen de la primavera  para la mitología griega. Cuando Perséfone está en la tierra es tiempo de alegría para las flores, que renacen y se abren con esplendor y vivos colores. Sin embargo, cuando Perséfone vuelve con Hades, se entristecen y se cubren con la nieve y el frio del invierno. (Fuente: Mitología Griega-Sobre Leyendas)

 
Propiedades nutritivas de la granada

Es una fruta de muy bajo valor calórico debido a su escaso contenido de hidratos de carbono. El componente mayoritario es el  agua y en lo que se refiere a otros nutrientes, tan solo destaca su aporte mineral de potasio. Este mineral es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Otros componentes destacables son el ácido cítrico (de acción desinfectante, alcaliniza la orina y potencia la acción de la vitamina C), málico, flavonoides (pigmentos de acción antioxidante y los taninos. Estos últimos son sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Algunas de las acciones de los taninos son secar y desinflamar la mucosa intestinal (capa que tapiza el interior del conducto digestivo), por lo que resultan eficaces en el tratamiento de la diarrea. Los taninos se reconocen rápidamente por la sensación áspera que producen al paladar.

Propiedades curativas

Numerosos estudios destacan el poder de esta fruta en la prevención de distintos tipos de cáncer. En concreto, los elagitaninos, parecen ser responsables del efecto antiproliferativo de la fruta, ayudando de esta manera a prevenir el cáncer de mama. El ácido elágico en granadas inhibe la aromatasa, una enzima que convierte los andrógenos en estrógenos. De esta forma, la aromatasa juega un papel clave en la carcinogénesis de mama, por lo tanto, se inhibe el crecimiento del cáncer de mama.
Además tiene propiedades  antiinflamatorias, aparte tiene niveles más altos de antioxidantes que el vino rojo y el té verde. La cantidad de antioxidantes generalmente se atribuye al contenido de polifenoles. Ayuda a combatir el cáncer de próstata, cáncer de pulmón, enfermedades cardiacas y el Alzheimer.
De acuerdo con la Asociación Estadounidense de Urología, la granada por tener numerosos antioxidantes y sustancias vegetales puede ayudar a los hombres con cáncer de próstata.
Por su bajo contenido en calorías e hidratos de carbono, su consumo lo pueden contemplar quienes siguen una dieta de adelgazamiento y las personas con diabetes.
 La corteza y los tabiques internos son las partes del fruto que más cantidad de taninos presentan. Por ello, el consumo de granada está indicado en caso de diarreas infecciosas, cólicos intestinales, flatulencia (exceso de gases) y estómago delicado. La corteza del fruto y las láminas o tabiques internos que separan cada grano poseen alcaloides con propiedades vermífugas, por lo que son muy eficaces para expulsar la tenia y las lombrices intestinales. Las cualidades antisépticas y antiinflamatorias que se le atribuyen a esta fruta, también se basan en su contenido en ácidos como el ácido cítrico y málico, responsables de su agradable sabor acidulado. El ácido cítrico favorece la eliminación de ácido úrico y sus sales a través de la orina, por lo que el consumo de granada es muy adecuado en caso de hiperuricemia o gota y litiasis renal por sales de ácido úrico.
La granada también contiene flavonoides, pigmentos vegetales responsables del color rojizo de sus granos, de acción antioxidante y antiséptica. Dichos componentes tienen la capacidad de captar radicales libres nocivos para el organismo, por lo que el consumo de granada contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares y de cáncer.
Así mismo, por contenido elevado en potasio y bajo en sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. No obstante,  su consumo deberá tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieran de dietas especiales controladas en éste mineral. Sin embargo, a quienes toman diuréticos que eliminan potasio y a las personas con bulimia, debido a los episodios de vómitos autoinducidos que provocan grandes pérdidas de este mineral, les conviene el consumo de granada.
El jugo de granada puede ayudar a revertir enfermedades cardiacas. Cuando hay acumulaciones de placas en las arterias, éstas se endurecen (arteriosclerosis). Al disminuir el espacio arterial el flujo sanguíneo también disminuye. Esto aumenta el riesgo a tener un ataque cerebral. En los estudios, el jugo de granada disminuyó el endurecimiento de las arterias surgido de elevados niveles de colesterol.
Otros estudios han demostrado cómo el jugo de granada puede ayudar a prevenir y tratar el cáncer de próstata y la osteoartritis. Seguramente los investigadores descubrirán pronto muchas otras razones para disfrutar del consumo de esta fruta. Nuestra propuesta: Ensalada de granadas y cous cous).

 
Consumo de la granada contra el cáncer

Existen dos formas fáciles para desgranar en poco tiempo las granadas.
Una forma fácil de extraer los granos de las granadas consiste en partir la fruta por la mitad, coger media granada, apretar un poco para que se aflojen los granos, y sobre una fuente o plato, con el corte hacia abajo, se la golpea en la piel con el mango de un cuchillo grande (o similar) mientras se le va dando vueltas con la mano.
1. Extraer el extremo del cáliz haciendo un cuadrado con 4 cortes de cuchillo; desde cada una de las esquinas de ese cuadrado, hacer un corte poco profundo, que no toque los granos o muy poco, que descienda hasta el pedúnculo del fruto, en el extremo opuesto. En total 4 cortes.
2.    Sobre una ensaladera con agua separar en 4 gajos de fruto y desgranar la granada.
3.    A continuación eliminar todas las pieles blanquecinas que flotan en el agua porque tienen un sabor amargo.
4.     Por último eliminar el agua de la ensaladera con un colador.
Existen algunas formas de extraer el jugo de las granadas, entre ellas destacan:
Exprimidor: Se parte la granada por la mitad y se exprime como si de una naranja se tratara. No presione mucho para evitar que la semilla interior del fruto se rompa. Una vez extraído todo el zumo puede pasar las semillas por un colador  y presionar con una cuchara para de esta forma extraer al máximo el zumo.
Licuadora: Pasando los granos por una licuadora, de las que al mismo tiempo que licuan expiden los residuos fuera.
Batidora: Pasando los granos por la túrmix o la batidora, a velocidad lenta y durante poco tiempo para que no se trituren las simientes. Luego se cuela.
Ante todo interesa saber que las diminutas simientes de la granada no deben nunca pasar al zumo, Muy especialmente si has decido tomar varios zumos al día de esta fruta no alimentan nada y pueden crear la ingestión de estas simientes algo de estreñimiento. Este zumo no conviene hacerlo por la noche para el día siguiente, aunque se guarde en la nevera.

Consejos prácticos contra el Cáncer

La granada se está convirtiendo en un complemento necesario para pacientes afectados por algún cáncer, recientemente esta fruta se está dando a conocer a nivel mundial por sus propiedades curativas para el cáncer, el paciente puede incluir en sus dietas alimenticias el jugo de la granada sin temor. Tal vez consumir la granada directamente se le pueda hacer difícil y cansado al paciente, es preferible  hacerlo en forma de jugo y que lo tome a su gusto. En realidad, en  el consumo de la granada no existe una dosis mínima o máxima, se puede consumir como cualquier otra fruta. Puede ser que el paciente se canse por el consumo frecuente, es normal, puede disminuir la cantidad de consumo por una semana y posteriormente volver a ingerirlo, puede tomarlo en forma de jugo como si fuese algún refresco, nunca faltan ideas de cómo consumirlo de la mejor manera, todo depende del razonamiento y la voluntad .
(Fuentes: Arben Bioscience, LLC, California Rare Fruit Growers, Inc, Pomegranate Council, Internet: www.smimport.com/catalogos/pomegranate%20usa%20rev%2007.pdf)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias, tu comentario es importante para seguir aprendiendo.