miércoles, 25 de enero de 2012

Quiche de berenjenas y bacón

Quiche de berenjenas y bacón
 Es una solución rápida y fácil para preparar cuando hay invitados, en una ocasión especial o simplemente para cenar. Se puede rellenar con mil cosas, atún y gambas, espinacas y jamón, alcachofas etc.
Esta la rellenaremos con berenjenas que se pueden encontrar durante todo el año en nuestros mercados y unos trocitos de bacón para darle una chispa alegre.
Además no hay que complicarse amasando para hacerla, se compra del súper masa de hojaldre, congelada o fresca, se extiende a la medida del molde y se rellena.
Ingredientes:
  • 1 lámina de hojaldre (de la que se comercializa ya lista)
  • 2 berenjenas de tamaño medio (500 g aproximadamente)
  • 1 diente de ajo
  • 50 g de bacón cortado en dados
  • 2 huevos
  • 150 ml de nata fresca para cocinar
  • 40 g de queso parmesano o grana padano rallado
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen
Pelaremos las berenjenas, las cortaremos a dados y las salaremos para que pierdan el amargo y agua.
En sartén pondremos 3 cucharadas de aceite de oliva y saltearemos el ajo cortado a láminas junto con el bacón. Lavaremos las berenjenas en el chorro, las escurriremos y las añadiremos a la sartén, freiremos durante 5 minutos y reservaremos.
Forraremos el molde con el hojaldre, pincharemos con un tenedor toda la base y hornearemos durante 5 minutos a 200º. Sacaremos del horno y rellenaremos con las berenjenas atemperadas. En bol aparte batiremos los huevos con la nata, salpimentaremos y añadiremos por encima de las berenjenas. Por último rallaremos el queso por toda la superficie de la quiche. Hornearemos durante 30 minutos hasta que veamos que empieza a tomar color dorado. Sacaremos y dejaremos atemperar.



 COMENTARIO NUTRICIONAL
Hoy tenemos un plato de fiesta! La quiche, una especie de tarta que admite múltiples variaciones e ingredientes para las mentes más imaginativas y una buena manera de aprovechar los beneficios que supone el consumo de verduras para utilizarlas como relleno. En este caso hemos utilizado la berenjena, verdura que contiene una cantidad intermedia de fibra, más abundante en la piel y en sus semillas. Como mineral a destacar tenemos el potasio, el más abundante y necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Interviene también en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. En la berenjena también se contabilizan cantidades minoritarias de fósforo, magnesio, hierro y calcio. Este último en este caso, aumenta también debido al queso y a la nata, lácteos que contienen gran cantidad de este mineral necesario para la formación y mantenimiento de las estructuras óseas y la prevención de la osteoporosis. En cuanto a vitaminas, la berenjena es rica en folatos y vitamina C, cantidades no significativas en comparación con el resto de verduras. Sin embargo, en este plato hay que tener en cuenta la presencia de alimentos grasos como la nata o el bacón, lo que supone un aumento de calorías considerable de la receta, razón por la que se desaconseja en personas que estén haciendo una dieta hipocalórica o baja en grasa para perder peso.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias, tu comentario es importante para seguir aprendiendo.