viernes, 13 de enero de 2012

Calabacín gratinado


Los calabacines son el fruto de una planta rastrera de la familia de los melones y las sandias (cucurbitáceas) que en algunos casos puede alcanzar medidas desproporcionadas.
Se utilizan tanto en crudo para ensaladas y zumos como en rellenos de carnes y pescados o simplemente rehogados y posteriormente gratinados como en la receta de hoy.
Resulta muy agradable al paladar y al tener un sabor bastante neutro lo podemos combinar con multitud de platos. Además también se utilizan sus flores muy grandes y vistosas.
En su composición la mayor proporción le corresponde al agua por lo que al cocinarlo mermará  y debemos calcular por encima de su peso.
Para preparar esta receta necesitamos:
Flores y frutos
  • 3-4 calabacines medianos (cuantos más pequeños más tiernos)
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen                                                        
  • Sal y pimienta
  • Salsa bechamel
  • Queso rallado
Picamos la cebolla bien fina, salpimentamos y en sartén con 4 cucharadas de aceite la rehogamos junto con el ajo también picado fino hasta que esté transparente. Cortamos los calabacines en rodajas finas y los añadimos a la sartén, le daremos fuego vivo para que el calabacín suelte buena parte del agua removiendo continuamente.
En cinco minutos de salteado y no quede jugo en la sartén estará al dente, momento en el que lo pondremos en una fuente de horno, barro, pírex o metal, le pondremos por encima una capa de bechamel, otra de queso rallado (la clase de queso a gusto de cada uno) para gratinar y lo introduciremos en el horno precalentado a 200º, a media altura durante 15-20 minutos.
Pasado el tiempo, en cuanto despunte un tono doradito ya estará listo para servir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias, tu comentario es importante para seguir aprendiendo.