lunes, 2 de enero de 2012

Moussaka


Hola a tod@s, saludos a los que os interesáis por la cocina y a los que no también y sobre todo bienvenidos a este nuevo año 2012 que según los profetas (algunos falsos y otros…también) será más complicado que el anterior económicamente hablando. Pero bueno los mortales de a pié lo llevaremos con alegría y buen humor y si no podemos comer cordero pues comeremos alubias con chorizo o huevos fritos con patatas,…mmmm, buenísssimo!
En lo que a mí se refiere he estado dos días muy enfrascado en la cocina, en el horno y con las manos en la masa y, como que no tenía ganas de seguir cocinando, aunque fuera con texto porque, si bien cuesta creerlo, cuando escribo es casi como si estuviera en los fogones, bueeno, he dicho casi, y cuando me refiero al pan puedo oler los varios procesos por los que  va pasando la masa. Bien, hoy vamos a aprovechar los trozos del asado que hemos preparado alguno de estos días y que siempre sobra para hacer un pastel de carne y berenjena, o moussaka pues lo considero pecado que se vayan al comedero de los perros, ellos se dan por satisfechos con los huesitos de esos corderitos lechales que caen en nuestras panzas.

Para quien no lo sepa comentar que la moussaka o musaka es un plato típico del Medio Oriente en el que el elemento principal es la berenjena, seguido de otros componentes como son la carne de cordero, el tomate etc.
Hay varias versiones de este plato pero nosotros vamos a preparar la griega que es la más conocida. Los árabes la preparan a modo de ensalada con las berenjenas y los tomates cocidos y servidos en frio como aperitivo.
Para nosotros las variantes estarían en omitir la carne y en su lugar poner  pescado o verduritas, o las berenjenas por patatas.
Necesitamos:
Berenjenas en la mata
  • La carne de cordero picada fina a cuchillo (importante)
  • 6 berenjenas grandes
  • 8 tomates maduros medianos (se puede usar una buena salsa de tomate frito)
  • 2 cebollas medianas
  • 2 huevos duros( o bechamel)
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva virgen
  • 1 vaso de vino blanco                                      
  • 1 vaso de agua
  • Queso rallado para gratinar
  • 2 ramitas de mentao perejil
  • Canela en polvo (si el cordero no llevaba en su dia
  • 1 buqué garní( atadillo de 1 rama de tomillo, 1 rama de romero , 1 hoja de laurel
Y para la salsa bechamel:
  • 1 cucharada de mantequilla
  • ½ litro de leche
  • 2 cucharadas colmadas de harina
  • Nuez moscada
  • Sal

Bien, nos ponemos el delantal y entramos en faena. Lo primero sería deshuesar los trozos de cordero y picarlo en trocitos lo más pequeño que se pueda con cuchillo trinchero pues se trata de mantener algo la textura de la carne y no convertirla en puré si lo hacemos con la picadora.
Reservamos y comenzamos a trinchar o picar en brunoise las cebollas, las echamos a la sartén, salpimentamos y la dejamos tapada con poco fuego que se vaya pochando.
Pelaremos las berenjenas a rayas longitudinales para quitarles la mitad de la piel, las cortaremos en rodajas también en longitudinal de 5-6 cm de grosor (no cortar muy finas pues se rompen) y las ponemos 1 hora con abundante agua y sal.
Una vez esté la cebolla pochada añadimos los tomates pelados y picados, el vaso de vino blanco, el de agua, la carne, el atadillo de hierbas y dejamos que vaya reduciendo tapado y con el fuego al mínimo durante 30-40 minutos. Pasado el tiempo rectificamos de sal y dejamos atemperar.
Mientras tanto escurrimos bien las lonchas de las berenjenas, las pasamos por harina y las vamos friendo en sartén con abundante aceite muy caliente (no hay que dejarlas mucho tiempo ya que las acabaremos en el horno) durante 10 segundos por cada cara, las vamos sacando y dejamos escurrir en papel absorbente.
Para montar nuestra moussaka buscaremos una fuente de horno y forraremos el fondo con berenjenas una al lado de otra procurando no dejar huecos. Encima colocaremos la capa de nuestro picadillo de cordero al que le habremos añadido los huevos duros troceados  o unas cucharadas de bechamel (esto ligará un poco), volveremos a poner otra capa de berenjenas tapando el picadillo. Naparemos(taparemos con una capa)con la bechamel, esparciremos queso rallado, repartiremos unas nueces de mantequilla y pondremos en el horno a media altura(calentando arriba y abajo)durante 30-40 minutos a 200º (horno moderado). En cuanto empiece a coger un poco de color dorado lo sacaremos y dejaremos que pierda algo del calor del horno. Podemos acompañar nuestra moussaka con una buena ensalada del tiempo, con lechugas, tomate, cebolla, pepino y olivas.
Os recomiendo preparar este plato la víspera  y guardarlo en el frigo bien tapado, luego solo es calentar el horno y meterlo 15-20 minutos. Se puede congelar si sobra para otra ocasión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias, tu comentario es importante para seguir aprendiendo.