lunes, 26 de diciembre de 2011

Ensalada verde con salsa de roquefort


Muy rica ensalada y fresca ya que combina elementos  de diversas texturas enlazados con el roquefort y que nos sirve como un entrante contundente individual o para compartir, en el centro de la mesa. Para montarla necesitamos
  • 1 cogollo tierno de escarola
  • 2-3 endivias frescas
  • 1 manzana
  • 1 aguacate                                                                       
  • 1 puñado de pistachos
  • 1 cuña de queso roquefort
  • 200 ml de nata para cocinar
  • 1 cucharadita de postre de semillas de sésamo

Limpiaremos la escarola, cortaremos y reservaremos. Abriremos las endivias en 3 ó 4 trozos, lavaremos y reservaremos. Pelaremos la manzana y cortaremos en bastoncitos, reservaremos mojada en zumo de limón para que no se oxide. Pelaremos el aguacate y cortaremos en daditos. Picaremos un poco los pistachos (que no estén enteros). En mortero pondremos el queso y le iremos añadiendo la crema de leche poco a poco e iremos removiendo hasta formar una crema espesa (si está demasiado espesa podemos aligerarla con un poco de leche.
Para montar la ensalada pondremos en el centro del plato un timbal que tendrá como base las hojas de escarola, encima los bastoncitos de manzana mezclados con el aguacate. Alrededor del timbal y a modo de pétalos de flor colocaremos las endivias. Sobre el centro adornaremos con los pistachos troceados y espolvorearemos el sésamo  sobre las endivias. Probaremos el punto de la salsa de roquefort, si es preciso corregiremos de sal y aliñaremos nuestra ensalada. Pondremos salsa en salsera aparte para los amantes del roquefort. Buen provecho!











COMENTARIO NUTRICIONAL
Hoy os voy a explicar la leyenda del queso Roquefort…que dice así...

Cuenta la leyenda que un joven pastorcillo olvidó un queso crudo en Causse de Calambou (Francia), y que al ir a recogerlo cuando estaba hambriento, se encontró su trozo de queso crudo convertido en el actual queso Roquefort”.

El Roquefort, nace en la era jurásica, hace unos 200 millones de años, cuando se hundió la montaña Combalou y es uno de los quesos más caros del mercado además de un símbolo gastronómico en todo el mundo. Sin embargo, existen otros motivos que confieren al Roquefort como único y exquisito:
-           Esta hecho con leche de 4 razas diferentes de ovejas criadas solamente para la producción de este queso (la Lacune, Lorzac, Segola y Causses).
-           Se elabora mediante un proceso de análisis científico para lograr los puntos de añejamiento deseado, a través de la utilización de las bacterias responsables del sabor (el hongo se conoce como Penicillium Roqueforti).
-           Las condiciones ambientales de Causse de Cambalou forman un microclima perfecto para su elaboración. Son grutas en contacto permanente con el exterior, con corrientes de aire que presentan una humedad característica acumulada en su masa rocosa.

Su sabor es fuerte y su olor es intenso, características que lo hacen desagradable para algunas personas y excelente para otras. Nutricionalmente, forma parte del grupo de alimentos de los lácteos y derivados de la leche, y por tanto tiene grandes cantidades de calcio (necesario para la formación y mantenimiento de los huesos entre otras funciones importantes). Su textura cremosa y buena palatabilidad, explica su cantidad considerable de grasa, siendo además mayormente grasa de tipo saturada y colesterol, procedentes de su origen animal (oveja).
En esta ensalada, podríamos también desmenuzar el Roquefort y no añadir la nata, o incluso sustituirlo por otro queso bajo en grasa en el caso de personas que estén realizando una dieta más estricta para la perdida de peso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias, tu comentario es importante para seguir aprendiendo.